Bienvenidos

Blog de narrativa. Proyectos: DIARIO DE UN NOMUERTO, TEORIAS DE LA CONSPIRACION, RELATOS SUELTOS
Leed y comentad lo que os parece

viernes, 13 de enero de 2012

13º Capítulo "Los muertos también mueren" [DIario de los Muertos]

Hoy se han percibido miradas de desconfianza, se han cruzado miradas entre Amador y Agata. La de uno de desaprobación, aunque compasión, la de la otra de iniciativa, a la vez que suplica… Después apareció la mirada de aquel tipo… solo odio.

No puedo creer lo que ha pasado hoy, ha sido la chispa que prenderá la mecha, eso a dicho Amador. Ni siquiera él tiene ya claro que estemos seguros aquí. Todo se fue al traste, fuimos corriendo después de ello a hablar con Agata. Amador se interesó por saber con detalle sus planes, aunque no tragaba a todo el grupo, personajes como Seller o ese tipo, Fénix. Pero estaba claro para él, AQUÍ NO ESTAMOS SEGUROS



Todo comenzó cuando Andy, el chico rubio del otro día vino a hablar conmigo. Me figuro que para persuadirme de que persuadiese a Amador para aliarse con ellos, lo supuse desde el principio, no le negué la conversación pero me anduve con cuidado.
Era bastante amigable y con poca malicia. Me contó que cuando él llegó Goliat le ayudo, le aportó un hombro sobre el que apoyarse pues eran pocos todavía los que habiamos despertado. Él fue de la segunda partida en llegar.
Me dijo que lo que estaban planeando era por el bien de todos, que aquí no estaríamos seguros y desde la “Gran encerrona” como él llamaba al acontecimiento ese que nos contaron la otra noche lo sabían mejor que nadie. Me dijo que el miedo y terror que pasaron no es digno ni de volverse a repetir o siquiera mencionarse.
Andy me contó también que los nombres que se habían puesto no habían sido al azar. Por ejemplo, el suyo era el nombre de su abuelo, el cual significaba “bondad”. Me contó que se lo puso para recordase siempre a sí mismo que, independientemente de lo que reflejara su aspecto o del bando que estuviese,  debía estar del lado del bien y sus actos debían encaminarse a él, según decía, saber que su nombre era ese le ayudaría a no salirse del camino y convirse precisamente en lo que aquellos soldados temían que fuésemos (supongo que se refería a los monstruos que fuimos antes, aunque dudo que ponerse ese nombre le ayude).
Esto fue precisamente lo que lo ha llevado a su destino… su bondad, no quería hacer nada malo, pero aun así…
Le conté aquel suceso… que yo había intentado hablar con un militar, preguntarle por mi padre, que él era militar y tal vez supiesen si estaba vivo o no. Le dije que no recordaba nada de a donde fue él, es uno de los recuerdos más recientes antes de morir de los que no me acuerdo del todo. Andy me dio ánimos, me dijo que seguramente lo reclutaran para el ejército, lo destinaran a algún sitio y siga con vida, que tenía algo por lo que mantenerme en pie. Lo peor fue lo que se le ocurrió, recuerdo sus palabras:
-… Seguro que es así, mira, voy a preguntárselo a uno de esos que están en la valla, tal vez de ti se asustaron por tu cara, la tienes… bastante hecha mierda- dijo entre una sonrisa. Se acercó a la valla con las manos en alto, lentamente y llamando a los guardias a grito de “¡Eh, perdonen!”, estos le apuntaron y le dijeron que volviese atrás, a gritos. Gritos que ahogaban el discurso de Andy- Espere, solo quiero… joder cayese un mom… solo es… coño… -No paraban de interrumpirle y eso le alteraba y le animaba a gritar más hasta ponerse al mismo tono de voz que ellos. Para cuando eso sucedió ya había atraído toda la atención, tanto de los soldados como de nosotros- ¡Joder solo quiero saber si conocen a…!- dijo a gritos acercándose bruscamente a la valla.
Todo sucedió muy rápido. Entre los gritos de los soldados, los de la última frase de Andy, el grito de dolor de Goliat y deAgata y un “¡No!” Mío.
Andy comenzó a arder. Uno de los soldados al lado de la verja, uno de los que gritaba, llevaba un lanzallamas a la espalda, lo activó… todo sucedió muy rápido.
Ráfagas de disparos de otro soldado atravesaron el cuerpo de Andy, algunas salieron disparadas hacia los lados, disparando sin sentido…
Los gritos de Andy ardiendo se mezclaron con los nuestros, intenté ir a por él, Amador me cogió del brazo y me detuvo. Miré a Goliat, a él lo retenían Seller, Agata y Fénix. Este último con mirada de odio ardiente hacia mí (o eso he sentido, creo que me culpó de aquello)
Andy finalmente, entre fuego y balas, calló al suelo, ahora sí estaba muerto. Intentamos acercarnos a por su cuerpo
“¡Quietos todos monstruos, alto!” Grito un oficial.
Dos militares entraron al campo y se llevaron el cadáver de Andy, calcinado y lleno de balas, a punta de rifle.
Fue espantoso, Andy no hizo nada.
Estaba claro, por más ayuda que pareciese que nos daban, en el fondo como Sombrapena había dicho, el miedo residía en ellos hasta tal punto…

No hay comentarios:

Publicar un comentario