Bienvenidos

Blog de narrativa. Proyectos: DIARIO DE UN NOMUERTO, TEORIAS DE LA CONSPIRACION, RELATOS SUELTOS
Leed y comentad lo que os parece

sábado, 4 de febrero de 2012

21º Capítulo "Los muertos y las dos explosiones" [Diario de los muertos]

Música ambiental: Prison Break Theme - Escape Is Just The Beginning  http://www.youtube.com/watch?v=9HrTnpOFuyU&feature=related


Salieron del barracón, armados. Máscara me cogió y me llevo frente a un tipo con el brazo totalmente despellejado, se le podía ver el cubito y el radio así como el humero, prácticamente la única carne salvada era la de sus articulaciones, lo que supongo le diferenciaba del resto de gente que había perdido por completo sus brazos.



-¿Preparado para ser libre?-fue lo primero que me dijo Huesos, sonriendo. Tenía varios agujeros de bala en la ropa y sus brazos estaban descubiertos. Se me presentó, me contó que le llamaban así por el estado de su brazo y en general de todo su cuerpo. Insistió en enseñarme su pecho  bajo la camiseta que llevaba. Estaba totalmente al descubierto las costillas, curiosamente no eran como todos nos las imaginamos. Las típicas del esqueleto de clase, no. Parecía tener alrededor de” veintipocos”, con barba de algunos días. Supongo que la había conservado de cuando murió, dudo que nos crezca el pelo a nosotros…
Me pregunto como me llamaba. Cuando escucho mi nombre se burló de él, decía que “Vicente” no era nombre para un muerto, ni para un rebelde, que me sentaba mejor Medio-rostro, como me había llamado Máscara . Un nombre que tuviese algo de impacto concordando con el aspecto que tenía ahora, yo no le seguí el juego, me limite a asentir.
-Bueno Medio-rostro, ésta es la cosa - alzó la voz mientras movía los brazos hacia los lados. La gente se giró y empezó a llamar su atención. Les ordeno que se dirigiesen a la zona acordada, la gente le siguió. Por lo que alcance a ver, a los lados del gran grupo de gente había más compañeros del grupo de Huesos dirigiendo- cuando oigamos una explosión a darle leña, es simple- Les dijo que entonces usasen a los no despertados como pero el justo para que no piensen que nosotros somos el peligro, aunque si para distraer su atención- ¿Entendido? Nadie quiere que esto se convierta en una masacre de tiros.
-Pero se convertirá- dijo una voz de repente. Era el tipo del otro día, el asustado que sobrevivió a la primera revuelta, estaba dentro del tumulto de gente. Algunos hablaban con cuchicheos para que no les escuchasen el resto de los “escoltas” del grupo de huida supongo. Aquel tipo grito:- No les hagáis caso, corred hacia los barracones, protegeros, nos dispararán. Si nos consideran amenaza no dudaran en abrir fuego y si estalla una bomba seremos los que lo paguemos.
Cabreado Huesos se dio media vuelta y fue a “hablar” con aquel tipo, pero con los puños cerrados, lo agarro del brazo y le dio un sonoro puñetazo tirándolo al suelo- ¿Intentas jodernos ?
De repente se escucho una explosión proveniente del lado este de la base, primero todos se giraron, mirándola, asombrados. Había comenzado. Tardamos unos segundos en reaccionar. Después todos nos fuimos al nordeste de la base, no conseguiríamos atraer la atención hacia la zona totalmente opuesta de la base (noroeste), pero si allí.
-¡Vamos, vamos, vamos!-Grito Huesos
-¡Corred a los barracones!-Grito el otro tipo levantándose del suelo y corriendo.
Creo que el tener dos opciones pero no saber cual escoger fue realmente el aliciente para que la gente se desquiciase y de algún modo hiciese lo que realmente se había planeado que hiciese. Corrían como pollos descabezados en una masa de empujones y gritos entre los No-despertados, no habia forma de diferenciarlos. Algunos se olvidaron hasta del plan y de que (aunque no se si lo sabrían ellos) la primera granada no desactivaría la corriente, era solo la forma que tendría el chico de librarse de sus captores, por lo que se lanzaron hacia la alambrada eléctrica, como locos, que con sus dos metros de altura, más o menos quizás más,  el alambre de espino en su parte superior y además de su electricidad como ya he dicho, era intraspasable .Acabaron revotados por la descarga y en el suelo.
Los cuatro focos de luz de las torres se encendieron y nos apuntaron. Sonó la alarma en toda la base, poniéndonos más nerviosos, si cabe, y haciendo que la gente se desquiciara más. O tal vez, se me viene a la cabeza ahora, ya lo tenían ensayado.
Comenzaron a venir soldados. Nos apuntaban con sus rifles al otro lado de la valla. Gritaban cosas. No había más de cuatro soldados cerca cuando estallo la segunda granada. Los focos se apagaron, pero fue un segundo. El desconcierto corrió entre los soldados. La alambrada no estaba electrificada y eso hizo que los más desesperados corrieran hacia ella.
-¡Es ahora o nunca, intentad escapar!
No  fueron uno o dos, sino bastantes los que se lanzaron.
-¡No mierda, no, no nos descubráis imbéciles!- gritaba todo el rato Huesos encolerizó. Saco su pistola y empezó a disparar a los que intentaban llegar a la alambrada, pero eran demasiados- ¡Mierda!, atrás, apartaos.
Algunos se echaron hacia atrás siguiendo a Huesos. Me dijo que hiciese algo, pero  yo no sabía que hacer. ¿Abría fuego también y nos volvíamos todos locos como el vaquero tejano de los Simpsons, a balazo limpio? Estaba paralizado pero conseguí sacar de mí un atisbo de ira.
-¿Qué coño quieres que haga?- le grite.
-¡Coge a los que puedas y llévatelos para atrás, si nos quedamos cerca de la valla abrirán fuego, seguro!
Empezamos a coger gente, a apartarla, a despertarla de su miedo. No fue difícil, solo había que imponerse, hasta una personalidad tan débil como la mía, y con el miedo en el cuerpo, era capaz de mandar a aquella masa totalmente sin rumbo. Una simple orden: Retroceded. No tenían a donde ir, así que supongo que se aferrarían a esta simple orden. La libertad nos había hecho una especie de enjambre, de comunidad y el miedo era lo que nos mantenía pegados en momentos como este.
...

No hay comentarios:

Publicar un comentario