Bienvenidos

Blog de narrativa. Proyectos: DIARIO DE UN NOMUERTO, TEORIAS DE LA CONSPIRACION, RELATOS SUELTOS
Leed y comentad lo que os parece

martes, 13 de marzo de 2012

24º Capítulo "Los muertos y el 2º perdón" [Diario de los Muertos]


"En ese momento apareció el otro tipo, o quizás ya estaba allí, solo sé que caí en la cuenta de su presencia. Le pedí que él condujera mi vehículo, yo me fui tras Fénix"- me contaba Amador. Me dijo que Fénix no se había enterado de que le seguía. Se subió al camión. Mientras lo arrancaba Amador se apoyó en la puerta, aun no le había visto, y le escuchó murmurar…
-¡Bueno, es un trasto pesado… pero podre escapar- eso dijo, me sonó raro… “podré”- eso me le escucho decir Amador a Fenix, subido en aquel camión del ejército ¿A que se refería con “podré”? Iba a decir algo más, que seguramente hubiera terminado de delatar sus intenciones, pero vio a Amador.
Amador le dijo que  tal vez si vamos a rescatar a los demás necesitaría a alguien que les cubriera mientras entraban al camión e invitó a Fénix a que cogiera su arma para ser el defensor y le dejara a él conducir, ya que Amador no  estaba relacionado con las armas.
“-Mantuvimos fijas las miradas un momento, pero vio que mi mano ya estaba con la pistola sacada y la suya la había dejado en el asiento de al lado”- me contaba. Se acercó a él para cogerla. Amador temía por su vida en ese momento, pensó que una vez que la tuviera y estuviesen  en igualdad de condiciones  se lanzaría a atacarlo… estaba convencido de que quería irse solo y dejarnos tirados a los demás… ese era su plan, o eso pensaba Amador.  No obstante los camiones estaban todos juntos y Agata apareció justo tras coger él la pistola y se subió al camión de al lado, haciéndoles además una señal para que fueran hacia la cerca ya. Igualmente, podría haberle disparado y huido, Agata no le habría supuesto ningún problema, quizá ella no hubiese podido reaccionar y de hacerlo, Fénix le habría metido otro tiro a ella(o un par de ellos, los que hubiese aguantado) y zanjado… pero no lo hizo, Amador piensa que por la tensión del momento, quizás sintió “algo” de miedo…
 Una vez consiguieron  los dos camiones, los dos coches con torretas, el coche con lanzagranadas y el cuatro por cuatro (cuya única función era hacer bulto ya que en aquella base no había más coches de armamento o camiones). Sencilla y llanamente el plan fue acercarlos a la base y con los dos camiones tirar la cerca deselectrificada y eso hicieron. Escoltados por los dos coches con ametralladoras, las cuales no funcionaron hasta que, una vez tirada la cerca, alguien decidió subirse y usar sus armas. Pero igualmente se llevaron por delante de ellos a algunos soldados usando como arma el propio morro del coche. Esa parte por suerte sí salió bien. Entraron rápido y los soldados no les dio tiempo a reaccionar, pues ni siquiera se esperaban que supiésemos conducir. Tal vez los que les habían visto ir hasta la periferia se hubiesen hecho una idea, pero… por lo que me contó, a esos seguramente los mataron en alguno de los momentos en que Amador perdió el conocimiento… no sabe como llegaron desde el punto “X”, en que él perdió la conciencia, hasta la periferia…
-…pero es un milagro o una maldición que no nos mataran. El resto… ya lo sabes- me dijo. Se levantó y salió a que le diese el aire. Estaba exhausto de recordar todo eso.  Aun le carcomía por dentro el haber dejado a Fénix con vida… había tenido dos ocasiones de matarlo y en las dos había apostado por perdonarle la vida, cuando estaba cien por cien seguro de que más tarde o más temprano una persona así nos acabaría traicionando o jodiendo de algún modo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario