Bienvenidos

Blog de narrativa. Proyectos: DIARIO DE UN NOMUERTO, TEORIAS DE LA CONSPIRACION, RELATOS SUELTOS
Leed y comentad lo que os parece

miércoles, 14 de marzo de 2012

26º Capítulo "Infierno desde el cielo" [Diario de los Muertos]


Cuando quise darme cuenta ya no había ninguno  de los míos, todos estaban  subiendo a los camiones y a los coches (como podían) algunos tirados por el suelo, pues les habían herido y no podían levantarse… Escuché gritos que decían algo así como: “A los que se arrastran también, mételos dentro del camión y vamos”, proferidos por Amador. Alcancé a ver como Fénix,  seguramente con una mueca de desaprobación mirando a Amador, cogió a uno de los cuerpos que se arrastraban intentando llegar al camión, pidiendo a  gritos auxilio, y lo metía dentro. Era increíble ver como algunos de nosotros a pesar de parecer estar en pésimas condiciones, con piernas rotas ensangrentadas, medio cuerpo cortado (tanto horizontal como verticalmente) otros con las tripas arrastrando… curiosamente  seguían moviéndose, seguían estando “vivos”. Otros en cambio estaban tirados por el suelo pero no se movían… a esos los dejamos en aquel lugar. Estaban definitivamente muertos.
Tras subir al vehículo  y acomodarme como pude, miré por la ventana. Ya estábamos saliendo de la base cuando quise darme cuenta. Ráfagas de disparos llovían detrás de nosotros destrozando los espejos retrovisores y haciendo ruido de pequeñas gotas metálicas sobre el chasis. Miré hacia atrás, íbamos los primeros, detrás nos seguían los dos camiones y a sus lados el resto de coches.
Aquel tipo que conducía encendió la radio de comunicación y entre interferencias escuchamos como un soldado pedía refuerzos aéreos a alguna base comunicando, entrecortadamente, nuestra huida. Parecía ser por lo que decían que enviarían los refuerzos aéreos tras nuestro convoy, así que el viaje estuvo marcado por la tensión de poder escuchar un zumbido de repente y que fuesen aviones con armamento…
Ahora supongo que sabrán de lo que somos capaces, ahora saben que no nos resignaremos a que experimenten con nosotros para luego matarnos. Nos escapamos.

Fuimos a máxima velocidad todo el rato. Dirección: la ciudad más cercana, Almería. Cruzando desierto y terreno escarpado, con poco mas que matojos alrededor, imagen típica de las zonas de autopista que rodean Almería, un desierto de matojos estilo western, cualquiera hubiese dicho que era una carretera estilo americana. Todo ese paisaje no se había modificado para nada.
 Al llegar a la ciudad entre sus edificios estaríamos a salvo, una vez ahí… seriamos imposibles de encontrar. Solo nos quedaba escondernos como ratas. La pregunta es si hasta cuándo será esto…
En un momento determinado miramos al cielo, algo nos llamó poderosamente la atención. Cuando vi eso lo primero que me vino a la cabeza eran esos refuerzos que iban a mandar, se veía algo en el cielo que había por delante de nuestra ruta, pero no fueron aviones de combate…
-¿Se acercan nubes de tormenta?- dijo uno de los que iba en el coche.
-No son nubes de tormenta…
Ante nuestros ojos una gran humareda se levantaba, como una chimenea gigante. Provenía de la ciudad. Estaba en llamas. Nos acercábamos al infierno, pensé, y empecé cada vez a tener más en mi mente la pregunta ¿Qué será de nosotros ahora?

FIN PRIMER BLOQUE HUIDA.
(2º BLOQUE:SUPERVIVENCIA)

No hay comentarios:

Publicar un comentario